lunes, 24 de noviembre de 2014

Por qué, escritores (prosa poética)

Ese extraño género de extraños que pasan tardes enteras ante palabras. Ese extraño grupo de gente que parece sólo preocuparse por qué expresan. Ese extraño grupo de gente tiene un nombre que a muchos suena extraño y monótono. Pero ellos saben lo que guardan.
Guardan un tesoro que nadie más tiene, guardan la necesidad de describir un entorno, de contar una vida, de cumplir sueños inalcanzables. Guardan algo que aún ninguno de los demás comprende. ¿Por qué recoger palabras? ¿De qué sirve? Yo os lo explicaré.
No se es escritor para fardar de premios; se es ganador de premios por escribir.
No se es escritor para contentar a un público; se es escritor para hacer al público sentir.
No se es escritor por tener una vida solitaria; se es solitario cuando se necesita pensar.
No se es escritor por presumir de creativo: se es escritor para dejar la creatividad volar.
No se es escritor por demostrar sabiduría: se es sabio al compartir conocimiento.
No se es escritor por ser quejica: se es escritor para crear tu mundo y tu cielo.
No se escritor por no tener nada más que hacer: se es escritor por no poder guardar nuestro qué.
No se escritor por serle fiel al papel, sino porque no hay papel sin nosotros, y no hay nosotros sin él.

viernes, 25 de enero de 2013

Introducción

Introducción. El libro del dragón

¡Hola! Bienvenido/a a El libro del dragón. Soy Asra, la Creadora de Mundos. Así es, cada relato y poema de este blog es una historia distinta y, por ende, un mundo. Espero que disfrutéis leyéndolos, al igual que yo cuando los escribía, y no olvidéis que todo mundo tiene un doble sentido.
¡Gracias!

jueves, 24 de enero de 2013

Porque el tiempo...

Porque el tiempo
Porque el tiempo
conmigo viene
y, pasado el momento,
se va.

Porque el tiempo
le trajo hasta mí,
pero, como precio,
debo esperar.

Porque el tiempo,
sin que sirva de precedente
-espero-, se me hace eterno.
Quizás del tiempo soy dependiente

¿Por qué, tiempo,
no intentas pasar
tan veloz como tu buen amigo, el viento?
¿Por qué no lo deseas intentar?

¿Por qué, tiempo?
¿Es acaso que no lo entiendes?
¿Es acaso que no comprendes
que me has ofrecido un regalo
que nada tiene de malo
-¡todo lo contrario!- y me haces
esperar?

domingo, 23 de diciembre de 2012

Los ojos del bosque

Los ojos del bosque

¿Quién es el valiente
que en el corazón del bosque
se atreve a entrar?

¿Quién es el valiente
que a los ojos salvajes
se atreve a mirar?

Yo soy la valiente,
soy una chica del bosque,
y en su corazón me atrevo a entrar.

Yo soy la valiente,
al bosque yo no temo,
        y debo mis penas confesar.

                                                       Una profunda herida
se ha abierto en mi corazón
y tan solo él me la puede curar.

¿Quién es él, chica del bosque?
¿Quién es él, que tu
profunda herida puede curar?

Él es un chico del bosque
y a sus misteriosos ojos del bosque
me atrevo yo a mirar.

  Porque yo, una chica del bosque,
a ese chico del bosque
                                         he llegado a amar.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Sueño reversible

Soñé que volvía a los bosques
y escapaba de lo oscuro,
respiraba aire puro
sin preguntar por qué ni dónde.

Me preguntó por qué y dónde
aire puro respiraba,
escapando de lo oscuro mientras,
en un sueño, a los montes regresaba.

Me saludaba -¡qué saludo el suyo!-
el lindo y colorido colibrí
moviendo sus alas con rapidez, sí,
¡y no armaba barullo!

¿Armaba barullo -no- moviendo
con rapidez sus alas?
Sí, lo hacía el colibrí lindo
y con su vuelo me saludaba.

Regalo de un 24 de diciembre

Querida mamá:
Me gustaría que para estas Navidades me regalaras un deseo tuyo que pueda cumplir, porque ya me han salido las alas que te pedí el año pasado.